Dentro del proceso de tratamiento de residuos de los frigoríficos, encontramos que una de las fases mas importantes, medioambientalmente hablando, es la del tratamiento de los CFCs (también HCFC y/o HCF) liberados en la trituración del poliuretano que los frigoríficos emplean como aislante. El proceso convencional se basa en una absorción en carbón activo, que finalmente termina licuando los CFC/HCFC/HCF. En la actualidad y gracias al Protocolo de Montreal no se emplean CFC/HCFC/HCF, sino principalmente ciclopentanos e isobutanos. El porcentaje de estos segundos frente a los primeros asciende año a año, siendo actualmente el 40% de los frigoríficos que llegan a las plantas de tratamiento.

La legislación actual obliga a la destrucción de esos isopentanos y ciclopentanos, no siendo el tratamiento actual capaz de eliminarlos, por lo que se hace necesario la implantación de un proceso que sea capaz de aunar la destrucción/inertización de ambos tipos de compuestos. Para este caso, y cumliendo con lo parámetros legales y el Protocolo de Montreal, podemos instalar en su planta de reciclaje una planta de RTO que proporcionará viabilidad legal y económica a su instalación.

Los equipos que Ingeneo produce y que se pueden emplear en este sector son cámaras de oxidación térmica, suministro e instalación de materiales refractarios, filtros de mangas.